¿Qué hacer una tarde lluviosa con los niños?

No se a vosotras, pero a mi me cuesta mantener a mis hijas entretenidas una tarde lluviosa y oscura de domingo, donde poca cosa se puede hacer.

Hace unos meses, en una de esas tardes, comence a sacar mis bolas, hilos, abalorios...

Y sin comerlo ni beberlo, se levantaron como cohetes y preguntaron: ¿puedo ayudarte, mamá?. Milagro, estaban encantadas haciendo collares, pulseras y todo lo que su imaginación les decia.

Hemos pasado, desde entonces, unas tardes maravillosas diseñando cosas terribles y cosas preciosas.

Si podeis, comprad en los chinos alguna cuerda para collares y un par de bolsitas de maderas y dejad que su imaginación y el tiempo corra sin darse ni cuenta.

Comentarios